Principios y Objetivos

Los principios fundamentales del programa REET son:

  • El servicio a la misión de Dios en el mundo, a la edificación de las comunidades de fe y la concreción de su testimonio público en nuestras sociedades;
  • La herencia teológica y espiritual de la Reforma Evangélica, abordada en perspectiva ecuménica;
  • El pensamiento crítico, incluyendo la perspectiva de género;
  • La orientación fundamental a la realidad y cultura de nuestras comunidades y pueblos latinoamericanos en el contexto global
  • Un claro compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos y ecológicos;

El programa REET se plantea los siguientes objetivos generales:

  • Responder a las necesidades actuales de capacitación teológico-ministerial de las iglesias de la ecúmene evangélica rioplatense y latinoamericana, tanto en función de sus ministerios ordenados, como de sus diversos ministerios laicos;
  • Responder a la necesidad de contar con un espacio de estudio e investigación en teología, religión y sociedad abierto al público interesado en una formación teórica y práctica de calidad en diálogo con las ciencias y otros saberes del mundo hispanoparlante.

En ese marco fundamental y general, el programa REET se propone los siguientes objetivos específicos:

  • Construir un espacio ecuménico de educación teológica de calidad al servicio de las iglesias y abierto a nuestra sociedad rioplatense y latinoamericana en general;
  • Proveer a sus estudiantes el conjunto de saberes y habilidades que los capaciten a elaborar un pensamiento teológico y una praxis pastoral / cristiana fundada críticamente en los principios reguladores que son propios de su disciplina a la vez que relevante frente a los desafíos planteados por la realidad actual de las iglesias y la sociedad;
  • Atender las necesidades de capacitación de quienes deseen ejercer en sus iglesias ministerios ordenados (pastores/as, diáconos/as, etc.), de quienes deseen capacitarse para el ejercicio de los múltiples ministerios no ordenados (catequistas, liturgos/as, etc.) o de quienes deseen estudiar teología evangélica como disciplina académica;
  • Desarrollar una praxis educativa, comunicativa e investigativa enmarcada en una epistemología crítica, en una perspectiva interdisciplinaria, en diálogo e intercambio abierto con otras disciplinas y expresiones del saber, tanto de aquellas reguladas por los paradigmas vigentes del pensamiento científico como las desarrolladas por otras expresiones de racionalidad y sabiduría, como por ej. las que son propias de los pueblos originarios;
  • Crear un espacio educativo que aborde las problemáticas y desafíos planteados por el diálogo ecuménico, interconfesional, interreligioso y entre diversas cosmovisiones seculares presentes en la sociedad y el mundo actual;
  • Edificar una comunidad inclusiva y abierta, unida por el trabajo educativo y el estudio, la práctica de la oración en común y el testimonio cristiano comprometido.